Planto

 

A Golondra, mi madre, porque el dolor todavía arde.

A Francisco Pino y a mi padre, que me dieron paz.

A todos in  memoriam.

 

I
 
PLANTO

 

 

Cómo fue que me perdí entre mares

El pez   el aire   el cincel

Que bebí del vaso del vacío

del hueco de la fiebre

del pez del  aire del cincel

 

           Llueve:

 

                     La palabra se marchita como una flor blanca entre cachorros

Queda la memoria apenas intacta

de una madeja de lana

que esconde las fisuras del tiempo

                

                El hueco

       El pez

                El aire     Las agujas

                      

                      El cincel

 

El tiempo alisa el largo olor a lluvia

los bordes de la tierra

las plantas que beben

el aire

            El peso

     

      El pozo

                El pez

II

 

 

Mi cuerpo nadando entre palmeras

erizándose en la calima

con el  eje clavado en el peso de la tierra

en el dolor soterrado

Fuera de sí

 

           Abierto

 

Agitando las verdes cabelleras de lo ambiguo

de lo enormemente amplio

 

Mi cuerpo traspasado de clavos

manando salina saliva Garras Abrojos

Gritando

 

           Mi cuerpo encanecido

 

                  Incendiándose en el hielo

                  en el gentío

 

          Allá abajo

III

 

Desear el monte y el vuelo

el cruce de todas las redes

que unen los mundos de la muerte

estar allá

 

           Y aquí dentro

 

Fluyen los desgarros de la mente

un licor dulce  Y sordo

 

             más rápido que la luz leve espeso

 

El monte se apaga    Sólo queda el vuelo

 

         El hambre de la sombra

 

Los rituales de la angustia donde se acalambra el sueño

 

 

             El toro

                     La cabra

                              El cerdo

 

Al borde del pozo

                   se detiene un aire frío

 

Sólo las alas apagan el hambre de la sombra

los límites que se expanden a cien mil años sin tiempo

que te desgajan el allá y el aquí dentro

 

                   El alfa   El fin

 

               El borde de la piel

               Donde el aire se disuelve como un caramelo

 

                             El hambre de la sombra

 

                                           El vuelo

IV

 

Las redes del vacío alisando el dolor

plegándolo como una sábana sin planchar

diluyendolo en dolores más pequeños

 

No ser sino sombra     Eco

 

         El monte que no podré trepar

         el altar el vuelo

 

                  Escalón a escalón

                  por la ladera sin deseos

 

No ser sino siendo en lo turbio

En lo continuo

En lo yerto

 

         El dolor aglutina la memoria amortigua el olvido

         Martillea la lluvia cristales densos

         y el aire se esponja

 

                   Escalón a escalón

                   crece la sombra

                   como un velo de encaje sucio

 

                                El hueco

                                El barro hirviendo

 

Un ave gigante se recuelga tiritando de mi alero

V

(Cenizas de mi madre.

Caleta de Maro)

 

Bebí tu tierra en la sal del agua

                  El agua tu cuerpo

De nuevo tus pezones en mi boca

y tú en la orilla hasta los muslos

y yo más lejos

 

         Cada vez más cerca te ibas en lo gris de tus restos

         bordeando las venas amoratadas de mis piernas

         agua fluyente   superficies del dolor   alas   albatros

         mis manos como algas

         Arena de lo gris   albas espumas   Lo blanco

 

Retozando como un animal feliz en los bajíos

la piel del horizonte como un cántico en el reflujo

 

     Bandada de la luz

     Lo claro

 

              Esa tu piel tan fría

              Esos tus labios amados

 

                   La luz de nuevo una

                          el aire crespo

 

                   Tuyo mi cuerpo

                   Tuyos los pájaros